Revista Diplomacia

Revista Diplomacia

Caso Khashoggi: Trump niega proteger a los sauditas

El caso de la muerte del periodista saudí en Estambul llevó a la administración Trump a actuar. Mike Pompeo, secretario de Estado norteamericano, se reunió con el príncipe heredero de Arabia Saudita, la segunda más alta entidad del país, quien le aseguró que Arabia Saudita no tiene nada que ver con el asesinato de Jamal Khashoggi, y que están totalmente disponibles para asumir una investigación “transparente”.

Reunión Secretario de Estado norteamericano Mike Pompeo y Príncipe Heredero del Reino de Arabia Saudita Mohámed bin Salmán

 

En el suelo turco, Mike Pompeo aclaró el encuentro a los periodistas: “Me han dicho que están listos para conducir una investigación completa y transparente.”, Admitió. “Asumieron el compromiso de detener a cualquier sospechoso, ya sea un oficial superior o un funcionario”, dijo el secretario de estado de Estados Unidos. “Prometieron responsabilizar a cada una de las personas que identifiquen en la investigación.”, concluyó.

Jamal Khashoggi fue asesinado tras entrar en el consulado de Arabia Saudí en Estambul. Una fuente turca reveló a la estación de televisión estadounidense CNN que el periodista habría sido desmembrado después de morir.

El presidente turco divulgó que la policía ha encontrado “materiales tóxicos” que han sido borrados con tinta, ya que hay pruebas de que algunas áreas del consulado saudí han sido pintadas de fresco.

Muchas dudas se plantean, dudas que pueden afectar la relación de Arabia Saudita con varios países del mundo. Las investigaciones continúan en curso.

Por su parte, Donald Trump dijo que Estados Unidos pidió a Turquía pruebas de sonido o imagen relacionadas con la desaparición de Jamal Khashoggi, el periodista que fue visto por última vez a entrar en el consulado de Arabia Saudí en Estambul.

Durante una rueda de prensa en la Casa Blanca, Trump se negó a proteger a la familia real saudí, después de haber dicho que cualquier persona tenía derecho a la presunción de inocencia.

Donald Trump agregó que esperaba un informe del Secretario de Estado Mike Pompeo, quien ya regresó de Turquía y Arabia Saudita.

Sin embargo, Mike Pompeo explicó que Washington había dado más tiempo a Riad para encontrar una explicación para la desaparición del periodista saudí, crítico con el príncipe Mohammed bin Salman.

El periodista, columnista del Washington Post, se había desplazado a la representación diplomática de su país para recoger la documentación necesaria para su matrimonio.

De acuerdo con Ankara, el cadáver de Khashoggi fue luego retirado del consulado. Las autoridades dijeron a la agencia Reuters tener en su poder pruebas de que Khashoggi fue asesinado dentro del edificio del Consulado.

Varios medios de Estados Unidos, entre ellos el New York Times, indicaron que los responsables de la muerte del periodista estarían cerca del príncipe Bin Salman. Jamal Khashoggi habría sido desmembrado después de un violento interrogatorio, que acabó por correr mal.

Una conocida red de información norteamericana llegó incluso a decir que las autoridades sauditas tenían la intención de confesar lo sucedido. Sin embargo, tras el encuentro entre Pompeo y el Príncipe heredero de Arabia Saudita, parece que Riad flexibiliza su postura ante una investigación completa e imparcial del polémico hecho, del que Riad niega ser responsable.