Revista Diplomacia

Revista Diplomacia

Sudáfrica: un ejemplo de reconciliación

 

Embajador Julio César Pineda

Fotografía Edgiannid Figueroa – UCAB

Thaninga Panil Shope-Linney, embajadora de Sudáfrica en Venezuela, comparte algunas reflexiones acerca del proceso histórico de su país, plantea oportunidades entre nuestras naciones y revela algunas de las buenas decisiones políticas y sociales que han contribuido a fortalecer al país que representa.

 

¿Cómo son las relaciones de Sudáfrica con Venezuela?

No pueden ser mejores, abrimos una embajada aquí en 1998 y desde entonces las relaciones han sido muy fuertes, aunque hay mucho que hacer en cuanto a consolidar las relaciones económicas entre los dos países.

 

¿Quién es Mandela para ustedes?

Mandela para nosotros es el unificador, puesto que el miedo que se tenía después que salió de prisión, era que el pueblo negro, particularmente de Sudáfrica, quisiera vengarse de la población blanca; en cambio Mandela nos enseñó como sudafricanos, que lo que hay que hacer en la vida no es necesariamente olvidar, pero hay que perdonar lo que pasó y corregirlo con nuestras acciones.

 

¿Cómo fue ese proceso de transición en el que pasaron de una dictadura a una democracia?

Los sudafricanos vivíamos en un mismo país, pero no nos conocíamos. Tanto negros como blancos no conocían la cultura de los otros, porque el Apartheid era precisamente eso, crecer aparte. En 1994 empezó el proceso de reconocernos como personas de un solo país, como hermanos y hermanas, y hasta el sol de hoy tenemos desafíos que superar como cualquier otro país en el mundo, pero lo estamos haciendo mediante discusiones, mediante comunicación, en paz.

 

Sin embargo, no siempre fue así, empezamos con mucha rabia de ambas partes, muchos blancos sudafricanos no comprendían por qué ahora tenían que tener un presidente negro, así como muchos negros sudafricanos no comprendían por qué había que perdonar a los blancos. Fue un proceso de negociación largo, como lo fue nuestra constitución, donde era importante involucrar a todos en la discusión para llegar a un acuerdo. Hemos aprendido como nuestra unión, nuestra fortaleza y nuestra fuerza recaen precisamente en nuestra diversidad.

 

¿Qué puede decirnos sobre la historia de Sudáfrica?

Sudáfrica fue un país colonizado por ingleses. Hubo un tiempo que tuvimos influencia alemana y también holandesa. Los holandeses fueron los que al final terminaron por instituir el Apartheid en Sudáfrica. El Apartheid básicamente era que los blancos y los negros, no nos podíamos mezclar; así que los blancos vivían solamente con blancos y los negros vivían solamente con negros.

 

Tenemos una historia muy triste, de separación del pueblo, de culturas y de religiones. Tras la salida de Nelson Mandela de la cárcel en 1990, después de 27 años, junto a otros líderes sudafricanos, empezaron a liderar la práctica de la política del Congreso Nacional Africano y otros partidos de liberación nacional de Sudáfrica.

 

El 27 de abril de 1994 fue la primera vez que los negros pudieron votar en Sudáfrica, con lo cual en esa fecha celebramos nuestro día de liberación nacional. Esta es nuestra historia, una historia triste de separación y de segregación, con muchos desafíos que hemos logrado cambiar por una nación de alegría y paz.

 

¿Supieron imponerse sobre el odio, sobre la división, hubo una transición en la armonía, hubo diálogo, hubo negociación?

Tuvimos diálogo y fue muy importante en Sudáfrica para su liberación, porque hubo un tiempo en el que el Congreso Nacional Africano pensaba que la única manera de adquirir nuestra liberación era tomando las armas, pero pudimos hablar y de esta manera el Congreso Nacional Africano junto con los líderes del Apartheid de Sudáfrica negociaron y fueron los que trajeron la liberación de Sudáfrica.

 

¿Cómo es el sistema educativo?

El sistema educativo de Sudáfrica sufrió mucho por el Apartheid, puesto que las escuelas eran separadas según el color de piel o raza. Aún existen escuelas en Sudáfrica donde predominan personas blancas o negras, pero ya el sistema educativo se ha abierto para que todos los estudiantes puedan ir a cualquier instituto de educación. No obstante, hay mucho trabajo que hacer en cuanto a elevar el nivel de educación, particularmente de la población negra.

 

Sudáfrica tuvo una experiencia muy interesante respecto a la televisión, sobre todo en ese momento de transición, que pasó de hacer una televisión que era de odio, de divisiones, a una televisión de inclusión y usted tuvo una responsabilidad importante ¿No?

Sí, nosotros fuimos el primer grupo de jefes que transformamos la televisión sudafricana: pasamos de una televisión de racismo donde había un canal para negros en el que se hablaba en lenguas para la población negra y otro para blancos, para convertirla en una televisión de Sudáfrica. Fue muy difícil porque no se puede unir a la gente forzándola a estar junta, así que tuvimos que tener paciencia para saber qué tipo de programas hacer, particularmente educativos. Fue un proceso muy difícil, pero muy productivo y muy beneficioso.

 

¿Qué representa el turismo para Sudáfrica en este momento?

El turismo es la mejor manera de unir a los pueblos. Sudáfrica tiene muchas oportunidades de turismo igual que Venezuela. Nosotros quisiéramos más interacción en cuanto a turismo para que la gente pudiera ver a Sudáfrica como una alternativa para visitar y conocer, igual que los sudafricanos vean a Venezuela como una opción que tiene mucho que ofrecer no solamente a Sudáfrica sino al continente africano entero.

 

Fuimos testigos del primer encuentro y la primera mano dada entre Barack Obama y Raúl Castro, estábamos en las exequias de Nelson Mandela. Aquel encuentro ahora llega a concretarse en relaciones entre esos países. Pareciera que todo el mundo marcha por la cooperación y no por la confrontación.

Como usted dice, lo que está pasando entre Estados Unidos y Cuba, es un ejemplo igual que el de Sudáfrica, y es que mediante la comunicación logramos muchísimo. La gente tiene que acercarse y no siempre vamos a estar de acuerdo, pero lo más importante es respetarnos, que tú me oigas y que yo te oiga a ti, que yo sea sensible a lo que te ofende para nunca insultarte. Esos son los principios o los primeros pasos que se pueden dar y que permiten a la gente acercarse. La hostilidad nunca es una solución.

 

¿Qué papel desempeña Sudáfrica en las Naciones Unidas y en las Misiones de Paz?

Nosotros somos un país muy fuerte en Naciones Unidas, hemos presidido el Consejo de Seguridad dos veces y siempre se busca nuestra opinión respecto a muchos temas.

 

1 comment

  1. Class aptent taciti sociosqu ad litora torquent per conubia nostra, per inceptos himenaeos. Sed molestie augue sit amet leo consequat posuere. Vestibulum ante ipsum primis in faucibus orci luctus et ultrices posuere cubilia Curae;

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *